Google+

La Habana Vieja – Cuba

creative-commons-cuba-la-habana-vieja-autor-romtomtom

La Habana Vieja, Cuba

Atractivos turísticos de La Habana

Excursiones, tours en Cuba
Guía Viajes de Cuba

Habana Vieja: La Ciudad de las Columnas

La Habana Vieja, parte de la capital de Cuba, es quizás la razón por la que la mayoría de los turistas deciden viajar a la isla,  pues ésta – junto a su Sistema de Fortificaciones – fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Durante los años cuarenta, era uno de los principales centros de reunión de intelectuales y escritores del continente americano. Destacan entre ellos los chilenos Pablo Neruda, Gabriela Mistral y el estadounidense Ernest Hemingway, quien como visitante asiduo de la capital solía disfrutar de las comidas típicas y bebidas que allí se ofrecían: “Mi mojito en La Bodeguita, mi Daiquirí en la Floridita” decía, ambos pequeños bares/restaurantes de la Habana Vieja. El escritor cubano Alejo Carpentier la llamó “la ciudad de las columnas” por su influencia del Barroco español, y definiéndolas también, como el sostén de una localidad rodeada por muros y fortalezas creadas para defenderla – desde el siglo XVI – de piratas y corsarios, quienes más de una vez intentaron invadirla con éxito algunas veces.

Entre las atracciones que no deben faltar en su agenda si pasa por la Habana Vieja se encuentran:

CASTILLO DE LOS TRES REYES DEL MORRO

Su construcción se inició bien entrado el siglo XVI y finalizó a mediados del siguiente. Se ubica del lado Este del puerto de La Habana, lugar escogido estratégicamente para defender la isla de los ataques de los piratas. En 1762 fue asaltado por los ingleses, quienes explotaron una parte del castillo y solo de esta manera lograron invadir la ciudad. Posteriormente se le agregó un faro de 45 metros de altura, el cual se puede visitar, si es que tiene interés en realizar una buena foto.

FORTALEZA DE SAN CARLOS DE LA CABAÑA

Construida a finales del siglo XVIII también hacia el Este del puerto de la ciudad. Allí se refugiaba el ejército español y funcionó también como prisión durante la guerra de independencia, uno de los presos más reconocidos fue el creador del Partido Revolucionario Cubano, José Martí. En 1959, el Ché Guevara estableció allí su comandancia. El Castillo de los Tres Reyes del Morro y La Cabaña conforman hoy en día el Parque Histórico Militar.

PLAZA DE ARMAS

Como típica plaza central, en los tiempos de la colonia era el centro del gobierno. Actualmente sus edificios se utilizan como sede de institutos culturales. Una de las edificaciones que más destaca es El Templete, el cual fue construido justo en el lugar donde se fundó la ciudad en 1519. A sus alrededores podrá encontrar vendedores de libros y postales, para que se lleve un recuerdo de la ciudad.

EL MUSEO DE LA REVOLUCIÓN

Ubicado en el antiguo Palacio Presidencial, el cual fue decorado en su momento por la casa Tiffany de Nueva York, y cuyas escaleras están cubiertas con mármol de Carrara. Posteriormente, a la caída de Fulgencio Batista fue transformado en museo, donde se hace un cercano seguimiento a todo el proceso de la revolución cubana a través de afiches, armas y tanques de guerra. Además se exhibe, dentro de una gran caja de cristal, el Granma, el bote en el que Fidel Castro viajó desde México hasta Cuba acompañado por el Ché Guevara y alrededor de 80 hombres más, quienes planeaban comenzar con la revolución. El museo está abierto desde las 10 hasta las 17 horas.

FLORIDITA

Previamente conocido como El Florida, es un bar/restaurante que se conoce como “la cuna del Daiquirí”. Conserva aún su decoración de 1950, y se especializa en pescados y frutos del mar. En su interior podrá encontrar una estatua de Ernest Hemingway, quien fuera un visitante frecuente del lugar, incluso en su menú tienen el Gran Plato Hemingway,  que ofrece langosta, camarón y pescado. Si desea tener una foto con la estatua de este reconocido escritor o tomarse un daiquirí, puede darse una vuelta por Obispo 557.

LA BODEGUITA DEL MEDIO

Su inauguración oficial como La Bodeguita del Medio se llevó a cabo en 1950, aunque existía desde 1942, pero el negocio fue creciendo gracias a las necesidades del entorno. Destacadas figuras solían reunirse en el lugar, pero en 1959 fue cerrada debido a un ataque revolucionario y gran parte de su historia se perdió, pues sus paredes – donde sus visitantes solían firmar o dejar mensajes – fueron pintadas, y muchas fotos que las adornaban desaparecieron. Años después, gracias a una visita de Salvador Allende, fue reabierto y debido a la recuperación de algunas imágenes se pudo reconstruir el lugar. Si quiere tomarse un mojito puede pasar por Empedrado 307, a pocas cuadras del Museo de la Revolución.

MUSEO DEL TABACO

En Mercaderes 120 se encuentra este museo, que cuenta con una colección de objetos que le permitirán entender un poco más sobre la producción de los habanos. Pasando por todos los aspectos históricos del tabaco, desde el significado que tenía éste para los aborígenes, hasta la colección de pipas y boquillas del siglo XVII en adelante. Al lado del museo se encuentra la Casa del Habano, donde podrá adquirir productos relativos al tema; debe saber que si no desea pagar impuestos por exportación, solo podrá sacar del país una caja de hasta 50 puros o 23 individuales. El museo abre sus puertas de lunes a sábado, de 10 a 17 horas y la entrada es gratuita.

Si decide visitar esta isla tenga en cuenta que deberá poseer una visa o tarjeta de turismo, la cual puede solicitar en la Embajada de Cuba en su país. Es muy importante contratar un seguro de viaje, pues desde mayo del 2010 el gobierno cubano así lo exige. Si Ud. no lo posee, tendrá la oportunidad de adquirirlo al aterrizar en el aeropuerto. Por otro lado, la moneda local para el turista es el peso cubano convertible, aunque nada le impide entrar a una casa de cambio y comprar pesos cubanos. También podrá realizar sus pagos con tarjetas Visa o Master Card, pero no se aceptan cheques de viajero.  El acceso a Internet es limitado, sin embargo los grandes hoteles ofrecen este servicio; el wi-fi es una tecnología casi inexistente en la isla, por lo que gran parte de las conexiones se realizan a través de cable de red. Y por último, recuerde empacar ropa ligera y protector solar.

Deja tu comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *