Google+

Perú-Cusco, Quenco

Quenco, Atractivos de Peru

Quenco

Cusco, Perú

Tours, excursiones en el Cusco.
Guía Viajes, Excursiones en Perú y Cusco .

Quenco es una ruina arqueológica inca ubicada a 6 kilómetros de la cuidad peruana de Cusco. Su nombre en quechua quiere decir “laberinto” y está situada a 3.580 metros sobre el nivel del mar, enclavada en el cerro Socorro. Está dividido en Quenco Grande y Quenco Chico, abarcando un área de 3.500 metros cuadrados. En la época del imperio inca, este monumento era dedicado al rito de los dioses, siendo el más importante el que se realiza al dios del sol, llamado Inti.

No se conoce el nombre original del santuario, pero los españoles conquistadores le habrían dado el apodo quechua “Quenqo”, debido a sus múltiples corredores del subsuelo, escalinatas y canales labrados en forma de zigzag. Entre las rocas esculpidas sobresale un monolito que habría servido para rituales de petición de agua y buenas siembras, pero en la actualidad dichas estructuras están muy desgastadas.

Arquitectónicamente, dicho sitio está compuesto de un anfiteatro semicircular y varias galerías subterráneas zigzagueantes. Su construcción se caracteriza principalmente por su material de piedra caliza, extraída del mismo lugar.

El monumento tiene varios sectores llamativos, entre los que destaca el anfiteatro por supuesto, ya que allí se practicaba la adoración a los dioses Inti y la Pacha Mama (tierra), entre otros. También llama la atención la sala de sacrificios, donde se hacían ofrendas de diversos tipos.

Otro sector interesante corresponde a una gran piedra que se utilizó para momificar cadáveres de nobles incas, así los ayudaban en el transcurso a su nueva vida al más allá. En el mismo lugar se hacían sacrificios humanos. Una de las estructuras más pequeñas del santuario en forma de cuenco, fue utilizada para servir la chicha sagrada que bebían los sacerdotes incas durante diversos rituales mágicos religiosos.

Rumoreado es el hecho sobre los conocimientos que los incas habrían desarrollado en torno a la astronomía, debido a su arquitectura. Lo cual se deduce debido a una estructura de roca pulida, donde salen hacia afuera dos cilindros de corta altura. A esto se le habría llamado “Intihuatana”, palabra quechua que se traduce como “lugar donde se amarra al sol”. Este altar habría permitido calcular la posición del sol, la luna y algunos planetas, así como también habría servido para determinar solsticios, equinnocios e identificar estaciones del año.

La arquitectura incaica también refleja un gran desarrollo en cuanto a la administración político-económico y religioso de un estado, donde cada hombre y mujer tenía un rol específico y único en la sociedad.

Tal vez te interese seguir leyendo:

Deja tu comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *