Comparte RUTAS365

Parque Nacional Yasuní.
Atractivos turísticos de Yasuní

NOTA RUTAS365 para éste Destino

TU NOTA de éste destino
[Total: 2]
Foto de Rodrigo González Jorquera, Rutas365.com
Rodrigo González Jorquera, Rutas365.com

Yasuní es viajar en la máquina del tiempo, aquella en que el hombre no dañó su entorno, aunque las petroleras sean hoy una amenaza para este lugar único en el mundo.

Las historias de los “no contactados”, las míticas historias de puebloa perdidos en el tiempo y de exploradores perdidos o muertos ; el viajar en medios no usados de manera habitual y del poder energético, lo hacen realemente fantástico. Detener el bote en que viajas , dándote cuenta que no hay nadie en decenas de kilometros , que los animales que ves u observas están ahí sin reja, que tú eres un afortunado de compartir su hábitat, donde los animales no tienen temor de encontarte.

Ir a Yasuní es una decisión que te hará ver la naturaleza de manera diferente y hacerte sentir en vez de un turista en un completo aventurero por algunos días de tu vida”
Rodrigo González Jorquera.

¿Por qué visitar o ir de vacaciones a Yasuní?

El Parque Nacional Yasuní en Ecuador, es un parque que se extiende por un territorio poco menor de 10.000 km2, emplazados en las provincias Pastaza, y Orellana entre el río Napo y el río Curaray en plena cuenca del amazonas, distante a a unos 250 kilómetros al sureste de Quito.

Este Parque Nacional está inmerso en la selva y fue declarado como una Reserva de la Biósfera por la Unesco por el año 1989. Yasuní es parte del territorio donde habita el pueblo huaorani, tanto los tagaeri y taromenane , que son grupos de aislamiento voluntario.

“El Coca” o la ciudad de Francisco de Orellana es la puerta de entrada al Yasuní.

Ubicación del Parque Nacional Yasuní.

El Parque Nacional Yasuní en ecuador, se ubica en áreas de las subcuencas de los ríos Tiputini, Yasuní, Nashiño, Cononaco y Curaray, tributarios del río Napo, que a su vez desemboca en el río Amazonas.

El Parque Nacional Yasuni comprende desde la zona sur del río Napo y norte del río Curaray, extendiéndose por la cuenca media del río Tivacuno. El Yasuní es una de las zonas más biodiversas de todo el mundo, llegando a tener e una sola hetárea más especies animales que en todo el terriotorio de Europa. El mismo récord ostenta la vecina Reserva de Cuyabeno para los árboles por hectárea y especies en Europa.

Mapa de Yasuní, Ecuador.

La famosas “Zona Intangible”

La selva amazónica ecuatoriana es rica de petróleo y desde la década de los 70 existe una vital dependencia de la economía ecuatoriano con el oro negro. Recién hacia fines de los 80, el Presidente Jamil Mahuad en el año 88 declaró el área sur del Yasuní como la “zona intangible” para poder proteger a los pueblos de aislamiento voluntario y para proteger esta exquisita biodiversidad que está bajo amenaza.

¿Por qué visitar el Yasuní?

La principal razón para visitar Yasuní es por ser una reserva de vida, de biodiversidad, una de las más altas del mundo y por que se encuentra bajo amenaza por la discusión que tiene Ecuador para explotar el petróleo que está justo debado de la riqueza ambiental. El dilema es explotar o no el Yasuní. De llegar a acuerdo la nación, el yasuní nunca más volverá a ser ese territorio remoto que aun es y probablemente se llenará de construcciones petroleras, más caminos e invasión de personas a terriotorios con escasa densidad.

Los botes son la única opción real de llegar al Yasuní de manera pública. Botes de alta velocidad o cruceros son otra de las opciones. Carga y personas son llevador y traídos por este servicio público. La mayor satisfacción es estar casi 10 horas compartiendo con la gente local.

Atractivos turísticos del Parque Nacional Yasuní

¿ Qué ver en el Yasuni?, ¿qué hacer en Yasuní ? y ¿dónde ir en Yasuní?

Los principales atractivos turísticos del Yasuní son Lagunas de Jatuncocha y Garzacocha, atractivas por la flora y la fauna característica del lugar. En esta parte del río pueden avistarse delfines grises y rosados, ambos delfines de aguas dulces.

El pueblo de Nuevo Rocafuerte podría denominarse como la base de las operaciones de los visitantes al Yasuní. En este lugar pueden contactarse a los boteros para hacer las excursiones.

Cerca del ingreso al Parque Nacional Yasuní. Debes hacer todo por bote, ya que es un ambiente donde los ríos son los dominantes.

Saladeros y caminata por la selva primaria.

La selva ofrece un gran atractivo , aunque debe hacerse con guía celosa y conocedora de los atractivos y de los riesgos de la selva primaria, ya que hay exposición al peligro de animales venenosos y de otros animales feroces que si bien es poco probable toparse con ellos, no e s imposible. La visita a los saladeros es una actividad que permite caminar en la selva y avistar aves, anfibios, reptiles y algunos mamíferos.

Gran cantidad de avifauna puede ser vista en esta zona de selva primaria. Al ser un lugar salvaje, hay que cuidarse es animales venenosos, inclusive de avistamiento y encuentros con jaguares.

¿Cuándo ir a Yasuní?

El tiempo como en otras zonas amazónicas se divide en temporada de lluvia y la temporada seca. Los meses recomendados para viajar son de julio a noviembre, considerada la temporada alta para visitar el Parque Nacional Yasuní. El restro de los meses, la mayoría de lluvias intensas hasta el mes de Mayo, no sólo inunda la selva para realizar caminatas, sino que sube el nivel de las orillas, los cauces de los ríos arrastran muchos materiales; árboles, raíces, barro, siendo muy difícil así avistar por ejemplo caimanes o realizar casi cualquier tipo de pesca, la que incluye la de pirañas.

Foto en el medio de la selva primaria. Es realmente emocionante, aunque debes estar atento a los peligros, especialmente de serpientes.

No obstante, el clima en la amazonía es tan variable , que puede cambiar en cualquier estación el tiempo tan drásticamente desde una mañana soleada a una tormenta en la tarde.

 

Rodrigo González Jorquera
Rodrigo González Jorquera, Rutas365

Tips del Viaje al Parque Nacional Yasuní.

Debo reconocer que antes de este viaje conocía muy poco del turismo en Ecuador, salvo el ultra conocidísimo destino de Galápagos.

Al decidir ir a Quito, decidimos pasar por Guayaquil y no sólo  el calor y la alta humedad nos sorprendió.

Desde el Aeropuerto hasta el interior de la ciudad nos  llamó la atención el gran trato al turista. Una vez en Quito la preciosura de ciudad con la modernidad del país nos pusieron a prueba.

Terminal de buses en el “Coca” o Francisco de Orellana

Desde Guayaquil decidimos viajar por tierra a El Coca o Francisco de Orellana, itinerario desarrollado en la noche, con un tiempo de unas 10 horas de viaje. Decidimos el viaje por bus, por que aprovechábamos a avanzar mientras dormíamos.
El viaje es uno de los primeros problemas que tuvimos en Quito, ya que todos los accesos en avión o en bus quedan en extremos, aunque nos enteramos que la empresa TransEsmeralda tiene salidas desde el sector de Amazonas con Colón, es decir en una zona central. El pasaje nos costó apenas US10 para llegar al oca.

Una de las cosas que hay que entender en general en Ecuador, es que la conducción de vehículos es rápida, brusca y a veces es irresponsable. Los buses no escapan de ésta situación, siendo una de las desventajas de viajar en este medio. Las líneas aéreas TAM, Aerogal vuelan a diario desde Quito a El Coca, con un costo de unos US80. Hay que considerar también los reiterados retrasos y cancelaciones de vuelos de las principales compañías, lo que puede hacer que el viaje se le incorpore a lo menos un día más para asegurarse.

Francisco de Orellana el incio de la experiencia en el Yasuní

Coca si bien es una ciudad pequeña, de no más de unos 30 mil habitantes, cuenta con todos los servicios necesarios para el turista y desde este punto, desde el malecón, salen diariamente embarcaciones, tipo canoas que transportas pasajeros y carga hasta Nuevo Roca Fuerte, a unos 300 kms a través del Río Napo en navegación preciosa, que dura de ida unas 10 horas. Todos los días la embarcación zarpa llevando pasajeros locales, escasos turistas y algunos trabajadores del Petróleo.
A las 7 am, puntualmente debe presentarse en el malecón del El Coca para comenzar el viaje. El costo en 2014 es de US15 por pasajero hasta Roca Fuerte.

Esta excursión se vuelve una aventura, ya que los botes deben remontar el río Napo, en condiciones sólo visuales, sin instrumentos. Una persona va en la proa indicando los peligros que incluyen poder encallar, chocar con palos, roncos o piedras.

Es impresionante la vista del Río Napo ya a unos 15 minutos de navegación, por la exhuberante nevagación, por el cielo azul o la lluvia que toque el día del viaje.
Las Canoas son largas y angostas y suelen sólo tener un techo bajo, lo suficiente para cubrir la lluvia directa y permite al visitante mantener contacto constante con el río y el clima. Incialmente pueden provocar temor por parecer endebles o poco seguras, pero el Río Napo es altamente navegable y los únicos riesgos son los troncos arrastrados por el agua, que los Capitanes choferes deben esquivar.

El lujo está presente en los servicios en el Napo y hacia Yasuní. El problema es el alto costo de los cruceros, costando a lo menos un par de miles de dólares.

Aproximadamente a las 4 de la tarde la embarcación llega a Roca Fuerte, que es en sí  un pequeño villorio de unas cuantas decenas de casas, que tiene los servicios básicos de alojamiento y comidas, luz, Internet, pero no cuenta con cajeros automáticos ni servicios más sofisticados, apenas algunos locales para comprar víveres y una peluquería.
Se consigue alojamiento en habitaciones que cuentan con aire acondicionado, vital para soportar el clima cálido y de alta humedad por unos US25.

Aquí es importante empezar a detenerse, ya que en  éste pueblo viven una decena de guías certificados que realizan excursiones con embarcaciones adecuadas al Parque Nacional Yasuní. Se contacta simplemente preguntando a cualquier persona en el malecón.

La calle pavimentada de Roca Fuerte, un pequeño villorrio que sirve de base para ir al Parque Nacional Yasuní.

Desde Quito venden paquetes turísticos caros y que implican varios días en el Parque. Sin embargo, el Yasuní creo que no cuenta con una capacidad instalada para acampar de manera satisfactoria todo el año, pero que sí puede combinarse con actividades guiadas por los guías boteros que recorren el Río Yasuní, las lagunas y las posibles visitas a las comunidades.
En nuestro caso, decidimos realizar todo por nuestra cuenta, desde Quito, Coca a Roca Fuerte, pero con la asesoría de un buen guía. Así no resulta tan caro y se necesitan días acorde a la disponibilidad propia.

Más botes; pequeños y rápidos, con los que te permiten movilizar al interior del Parque Nacional Yasuní. Puede preguntar en Roca Fuerte por los servicios.

Nosotros tuvimos la suerte el primer día de ir al ingreso del Río Napo con el Yasuní. Aquí pudimos avistar dos tipos diferentes de delfines de río; el delfín gris y el precioso delfín rosado. AL día siguiente nos adentramos en el Parque, debiendo registrarnos con la Marina Ecuatoriana que supervigila el lugar y en el Parque mismo con la administración, que tiene un mililtar armado siempre en el lugar para impedir asaltos y generar seguridad al visitante, aunque reconozco que esto genera inquietud inicial, ya que en otros países de la Región no sucede de la misma manera.

Recomendamos tener una actividad de un día completo a través de este impresionante, bello, majestuoso Parque Nacional Yasuní. Nuestro guía Ronie Cox, nos sacó cerca de las 7 de la mañana para poder avistar monos. Vimos cuatro tipos en un sector: los monos ardilla, monos aulladores, monos capuchinos y monos araña. Se pueden avistar decenas de especies de aves, entre las que destacan los guacamayos rojos y azules.

Un viaje espectacular. Sintirse sobrecogido por la naturaleza, indomable y virgen en el Parque Nacional Yasuní.

Adicionalmente se pueden visitar los saladeros, donde diferentes especies de animales acuden a diario a complementar sus dietas con las sales del lugar; aves y mamíferos.
En épocas de crecidas del río, en el otoño-invierno sudamericano, aunque de manera no estricta, ya que la Selva no se puede predecir con exactitud el comportamiento del clima., hay un par de actividades que no se pueden desarrollar bien: la pesca en general y en especial la pesca de pirañas, el avistamiento de yacarés y el de tortugas.

Yacarés, fauna, aves. Como en un zoológico pero en modo salvaje. Estar en Yasuní es una oportunidad natural.

Si tienes a lo menos unos 5 días ingresando por Quito a Ecuador, visita el Coca y en especial es Yasuní,  que por estos días se encuentra en la eterna pugna de la sustentabilidad y la economía, ya que el Parque se encuentra sentado sobre una de las riquezas de petróleo más importantes de Sudamérica , lo que hace que tu visita la programes cuanto antes para que conozcas este lugar sin la intervención económica y perjudicial del hombre.
Ecuador y Yasuní, pueden sorprenderte más allá de un slogan de imagen país, creo que puede convertirse en un de los momentos especiales de recuerdos de travesías y de mundo salvaje.

Caminar por selva primaria no tiene precio, pero debe ser seguro. No hay forma de no ir con un guía, ya que estos disponen de los botes.

Saludos y buen viaje.
Rodrigo González Jorquera.

 

Galería de Imágenes de Yasuní.

Comparte RUTAS365

Written by 

Rutas365, los mejores destinos de latinoamérica y el mundo.