Chinchero, Valle Sagrado de los Incas
Comparte RUTAS365

Chinchero
Cusco, Perú

Tours, excursiones en el Cusco
Guía Viajes, Excursiones en Perú y Cusco.

NOTA RUTAS365 para éste Destino

TU NOTA de éste destino
[Total: 1]

 

Chinchero, conocida también como la “ciudad del arcoíris”, forma parte de la provincia de Urubamba y está bajo la administración del gobierno regional del Cusco en Perú. La ciudad, custodiada por el nevado de Chicón, está ubicada en el cruce de tres caminos que conectan Cusco, Yucay y Pumamarca, específicamente sobre los 3.000 metros sobre el nivel del mar. Esta urbe es reconocida por el talento artesanal textil de su población, además de sus avances agrícolas y ganaderos. Su nombre en quechua quiere decir “hombre valiente” y antiguamente fue paso obligado hacia Machu Picchu, durante la época del Tahuantinsuyo.

Hoy, Chinchero está construida sobre un asentamiento inca de gran extensión. El conjunto urbano de esta población lo conforman una serie de edificaciones, generalmente de planta rectangular. Éstas superficies están adosadas a las faldas de una colina, sobre plataformas casi siempre muy alargadas y de escasa profundidad.

Este pueblo de origen incaico destaca por conservar la forma de vida de sus antepasados, expresado en sus tejidos, prácticas agrícolas y en la red de relaciones familiares y comunitarias. Uno de sus principales atractivos como localidad es su mercado dominical, que destaca por su artesanía inca con estilo precolombino.

La localidad de Chinchero es la población considerada más típica del Valle Sagrado de los Incas, debido a que conserva su patrimonio y organización social. De hecho, durante la época de la llegada de los españoles fue una ciudad difícil de conquistar, ya que los lugareños se resistieron culturalmente a su sometimiento. Actualmente, en su población aún subsisten las construcciones incaicas casi intactas.

La historia cuenta que con la llegada de los españoles, Chinchero fue incendiada en 1536 por Manco Inca, con el objetivo de no dejarles nada a los españoles. Sobre el palacio de Tupac Yupanqui, los españoles levantaron la Iglesia Nuestra Señora de Monserrat en 1607, como forma de representar su sometimiento.

En Chichero aún existen poblaciones nativas, quienes bajan de sus comunidades los domingos y se aglomeran en la plaza principal para intercambiar productos. En ésta zona aún se realiza la antigua forma económica del trueque.

Los habitantes de Chinchero aún visten a la usanza de sus antepasados. No sólo se atavían de manera tradicional durante las ferias dominicales para llamar la atención de los turistas, sino también durante el día a día. El hombre adulto viste una montera que es un sombrero tradicional y utiliza ponchos y chalecos de lana de oveja, asimismo ocupa pantalones de bayeta y en los pies las clásicas sandalias incas. La mujer chinchera viste faldas de color negro sujetadas con una faja y mantas oscuras decoradas con filigranas rojas y verdes, sujetas al pecho con un prendedor. Su cabello lo lleva trenzado.

En el mercado que se realiza en la plaza principal los domingos, es posible encontrar objetos de uso doméstico y textiles, siendo esta última actividad económica de gran importancia. Aún subsisten talleres de artesanas que trabajan el tejido: desde el lavado de la lana hasta el producto final, además de su uso, intercambio y venta.

El conjunto arqueológico Chinchero llama la atención por sus construcciones agrícolas, como por ejemplo sus andenes, que permite entender que este fue un centro agrario en la época inca. La principal actividad de la zona es la agricultura, el 55% de los agricultores se dedica al cultivo de la papa, mientras un 15% a los cereales.

También es considerado el granero de Cusco, ya que en sus tierras destaca la producción de ovejas y ganado, donde destaca la venta de llamas y toros solicitados para arar la tierra. Esta zona cuenta con recursos hídricos muy importantes.

Lo que más maravilla de Chinchero es la capacidad de su pueblo de resistirse a la implantación de la cultura occidental. Por más que trataron los españoles durante la conquista, los pobladores mantuvieron su cultura incaica. Actualmente, esta ciudad es uno de los pocos lugares de Sudamérica en donde una parte importante de su población sigue viviendo con las costumbres de sus antepasados.

Tal vez te interese seguir leyendo:

Comparte RUTAS365

Written by 

Rutas365, los mejores destinos de latinoamérica y el mundo.